miércoles, 6 de septiembre de 2017

Primer día en Suiza

En mi primer día suizo fui invitada por tres nuevas amigas (una de ellas mi compañera de habitación) a visitar la capital suiza, así que tras mi primera noche aquí, me levanté llena de energía y con mil ganas de conocer la ciudad. 
Como es Suiza (y ya me tenía que ir acostumbrando) el día se despertó gris y con lluvia, pero allá que fuimos (como no salgas en Suiza por la lluvia ya os digo que no vais a saber lo que es aire fresco).
Nada más llegar apreciamos lo gris que es esa ciudad, mi compañera me contó que nada que ver con agosto, que es cuando ella estuvo, pero claro, septiembre is here y se va notando el fresquete de otoño y su mal tiempo. Suerte que era muy poca lluvia y pudimos pasear perfectamente por toda la ciudad.

Decidimos comer en un precioso restaurante en pleno centro y claro, nuestros buenos francos nos costó. Para que os hagáis idea, cada una de nosotras nos pedimos un sándwich (buenísimo, eso sí) y nos costó 13 francos, cada unade tranquis. Por no hablar del precio de la bebida, que eso ya mejor ni mencionarlo... Pero fue tan acogedor y cercano que mereció la pena el dineral.

Zytglogge
Vimos los lugares más característicos de la ciudad (foto de arriba, Zytglogge 'torre del reloj') construida entre 1191 y 1256 es lo primero que ves cuando llegas a Berna ya que tiene visión desde casi todas sus calles principales. 

Berna, 02/09/2017
Fue curioso como notas el comienzo de una nueva historia que hace apenas un año atrás jamás hubieras imaginado. En el centro de Berna, con tres totales desconocidas, vidas de Inglaterra, de Australia y de Italia se unen para formar una nueva amistad. Emprendiendo una nueva vida tan diferente en pleno centro de la capital suiza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario