miércoles, 13 de septiembre de 2017

Amanece en casa

Una de los mayores placeres que tenemos aquí en Suiza es pararnos a ver el cielo durante largos y largos ratos. Los más bonitos son en el amanecer (abajo vemos las fotos) pero claro, entre cereales arriba y abajo de Nelio, leche derramada de Jaro y zapatos por los aires de Lion es un poco arriesgado ponerte a mirar el cielo (lo mismo te giras y ya no hay casa).
Es toda una maravilla contemplar la profundidad de las montañas nevadas (porque aquí la nieve dura todo el año) siempre que no haya nubes, osea que poquitas veces las vemos.
Aquí vemos dos amaneceres rescatados y totalmente distintos.

Amanece entre nubes

Amanece y se pueden ver las montañas al fondo

No hay comentarios:

Publicar un comentario