martes, 17 de enero de 2017

Trocitos de Bremerhaven

Un paseo en bici, un dónde vas que me tiras, un cógeme a cuesta para una foto, una risa, un beso, una carcajada, la foto, una carcajada más fuerte, una piedra en mitad de la calle, un reportaje, una estrella pegada al suelo, dos peleando como niñas pequeñas, un museo al que nunca volveré, un trocito de alivio, el frío, el calor, Antártida, Klimahaus (nunca vayáis).

Puerto de Bremerhaven
Un camino en bici por el sentido contrario, una casi caída, una cena en familia, una tarde en el centro, una merienda, un chocolate caliente, una búsqueda de comidas típicas, o varias, un gorro comprado porque nos mataba el frío, una torre altísima, un día soleado abajo, una tormentazo con lluvia arriba, muchas plantas en ascensor, una caída, un colegio como el de las películas, una amiga dispuesta a todo, noches juntas, noches de dolor de barriga por la risa aguantada, viajar, viajar, viajar...

Mini vacaciones a principios de curso. Frío, viajes, nuevas ciudades, nueva gastronomía, familia y diferentes costumbres.


Bremerhaven está situada a orillas del río Weser, al norte del Alemania y se trata de la ciudad más grande sobre el Mar del Norte. En ella está el puerto pesquero más importante de Europa.

Nunca imaginé cómo una ciudad tan distinta a la tuya podría gustar tantísimo y es que a pesar de ser septiembre (aquí en mi tierra nos estaríamos muriendo de calor), hacía un frío y un tiempo puramente invernal, algo que me encantó y que nos ayudó a vivir totalmente la esencia alemana, con lluvias, abrigos, botas, jerseys, nunca eran suficientes jerseys!!

Septiembre 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario